El pasado viernes 8 del corriente mes, el Ex-Decano de la UTN Concepción del Uruguay Ing. Néstor García y la Lic. María Agustina Díaz, voluntaria de la Fundación Micaela García "La Negra", expusieron sobre Políticas de Género en el contexto de la Ley Micaela. Además, se descubrió un ‘Banco Rojo’, emblema universal en homenaje a las víctimas de femicidio

La Ley Micaela, establece la capacitación obligatoria para los funcionarios de los tres poderes del Estado, sobre la temática de género y violencia contra las mujeres.

Desde Junio de 2018, la UTN cuenta con un “Protocolo de Acción Institucional para la Prevención e Intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación social”. Un instrumento administrativo-legal que garantiza la protección, prevención y tratamiento adecuado de casos de violencia de género y discriminación, contemplando hechos con connotación sexista. En Noviembre del mismo año la Facultad asumió el compromiso de crear el Programa Institucional por la Equidad y en contra de la Violencia de Género, un organismo responsable de implementar el Protocolo y evidenciar la importancia de trabajar la convivencia y el respeto en términos de género y diversidad sexual, en el ámbito de la Facultad (Resolución N° 2476/2018).

En este contexto la FRGP invitó al Ing. Néstor García, quien representa a la UTN en la Red Universitaria de Género (RUGE) del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) a presentar la Ley que lleva el nombre de su hija y a dar la charla “Ley Micaela: construyendo la sociedad que Micaela soñó".   

Al respecto, Néstor García expresó: “La decisión de la UTN de hacer esto realidad desde lo normativo, es algo que nos corresponde a todos los que integramos esta hermosa comunidad tecnológica. Es un compromiso que tenemos. Es importante que la normativa esté y tengamos  participación en las decisiones que están tomando la UTN y otras universidades. Tratamos de estar presentes todo lo que físicamente podemos porque era uno de los sueños de Micaela, tener una sociedad donde las mujeres tengan los mismos derechos que los varones, y en la cual el resto de las entidades de género sean reconocidas con pleno derecho. Ella militaba mucho la diversidad”.

“Estamos siempre agradecidos a la UTN porque uno siente que está en su casa aunque sea una Regional distinta. Muchos de los que fuimos decanos no podríamos haber estudiado si la universidad no fuese pública. Esa defensa de la universidad pública, con valores de igualdad, inclusión, de que la universidad sea para todos y no para un sector que ostenta de privilegios, en general heredados de sus padres o abuelos, puedan ser plenos. Micaela luchaba mucho por eso, se comprometía con su vida. Su prioridad número uno era militar con mucho compromiso y ejemplo personal que movilizaba al resto a hacer lo mismo”, continuó “Yuyo” García, como lo conoce la comunidad educativa.

Por su parte, el Ingeniero José Luis García, Decano de la FRGP, se comprometió a utilizar los recursos a su alcance para llevar adelante el cumplimiento de la Ley Micaela García en esta Facultad, de la mano del equipo que ya trabaja sobre esta temática.

“Micaela es `hija de todos nosotros´, somos una Universidad que lo siente así, este es un tema muy importante, lo tenemos que desarrollar de la mejor manera, es una responsabilidad de la Universidad Pública como institución llevarlo adelante y todos los días bregar porque se cumpla esta Ley. El tema género es un tema muy difícil, lo aprendí de golpe” dijo el Decano de la Facultad y concluyó con un pedido a “Yuyo”: “Ayudanos a llevar esto adelante, marcanos si hay algo que no estamos haciendo bien, para que logremos cumplir con esta ley tan importante para la sociedad”. 

Por último Néstor García dijo: “Hay una sociedad que acepta muy bien la Ley y que pide que se aplique en todos lados. Eso también es lo que buscamos nosotros desde la Fundación. Sentimos con mucho orgullo y dolor que todos los días en algún medio  se habla de Micaela y de la Ley.  Cada vez que sucede eso, recordamos lo que ella era, el legado que nos dejó y las ganas que tenía por tener una sociedad mejor a la que tenemos”.

Al finalizar la actividad se realizó el descubrimiento de un ‘Banco Rojo, símbolo en memoria de las víctimas de femicidio y violencia de género. El Proyecto Panchina Rossa surge en 2016 de la propuesta de Tina Magenta, activista y bibliotecaria en Italia.