La idea surge en la planificación de la cátedra ‘Innovación y Emprendedorismo Tecnológico’, materia interdisciplinaria entre las carreras de Licenciatura en Organización Industrial (LOI), Ing. Mecánica e Ing. Eléctrica, de la Universidad Tecnológica Facultad Regional General Pacheco. “El objetivo es que los alumnos tengan una actividad práctica y puedan aplicar los conceptos vistos en clase.  Es una manera de innovar en las propuestas académicas de la materia”, resaltó Belén Montaldo, Docente a cargo de la cátedra. Las instituciones con las que se está desarrollando esta experiencia son: El Taller Protegido “Nuestro Lugar”, Asociación Civil “Granja Andar” y Centro Comunitario “Los Bajitos”.

Con el objetivo de potenciar una mirada emprendedora y de acercar a los estudiantes con diversas realidades y problemáticas que existen en fundaciones y organizaciones no gubernamentales, en la materia ‘Innovación y Emprendedorismo Tecnológico’, cátedra que comparten las carreras de LOI, Ingeniería Mecánica e Ingeniería Eléctrica, de la UTN FRGP, se está llevando adelante un proyecto de vinculación muy interesante

En relación al trabajo que se ésta llevando adelante, Belén Montaldo, docente de la materia Innovación y Emprendedorismo, expresó: “Es un piloto que está funcionando muy bien. Convocamos a distintas ONG para que trabajen en conjunto con los alumnos, además de que puedan cursar como oyentes. Para ellos es muy atractivo e importante, ya que no tienen experiencia universitaria”.

Por su parte, Fernando López, Secretario de Asuntos Universitarios explicó: “Buscamos que los trabajos prácticos de la materia tengan relación con la realidad, es decir que los alumnos puedan volcar los contenidos teóricos a la práctica. Por eso nos pareció buena idea poder acercarles problemáticas reales de distintas fundaciones u ONG´s y que ellos trabajen en una propuesta concreta para solucionarla o mejorarla, siempre potenciando la mirada emprendedora”.

“Los alumnos están muy contentos a pesar de las complejidades que puedan surgir durante la cursada. Esta oportunidad, a la ONG le permite crear una relación con la facultad y le queda un trabajo analizado por los alumnos, para aplicarlo a su día a día”. Agregó Montaldo.

Las instituciones que fueron elegidas para realizar esta tarea solidaria son el Taller Protegido “Nuestro lugar”, ubicado en General Pacheco, que brinda trabajo a 18 chicos con retraso madurativo leve a moderado. En este caso, el objetivo de los alumnos es lograr hacer más eficiente la producción de bolsas de residuo, que el taller pone a la venta para conseguir ingresos.

Asimismo, la Asociación Civil “Granja Andar”, de Moreno, busca generar oportunidades innovadoras para el desarrollo creativo de las personas con discapacidad, a través del trabajo, el deporte, el arte, la cultura y la salud, con el fin de mejorar su calidad de vida, afianzar sus vínculos familiares y promover la inclusión social. El grupo de estudiantes a cargo de este proyecto está trabajando para mejorar el área de Catering, y así lograr una propuesta de valor que les permita incrementar sus ventas.

Por último, el Centro Comunitario “Los Bajitos”, de Ricardo Rojas, funciona hace 17 años y busca conformar un espacio donde los niños, adolescentes y sus familias encuentren la contención y el acompañamiento necesario para desarrollar sus capacidades y el ejercicio de sus derechos. Los alumnos se encuentran trabajando en una campaña de reciclaje que busca concientizar a los vecinos sobre la importancia de reciclar, y de esta manera conseguir vender estos materiales para tener un plato de comida.

Cabe destacar que miembros del Centro Comunitario ‘Los Bajitos’ y de la Asociación ‘Granja Andar’ están cursando la materia junto a los estudiantes de la UTN.

Al respecto, Cristina Geréz, fundadora del Centro Comunitario “Los Bajitos”, dijo: “Ir a una facultad a mi edad, es una experiencia muy linda y enriquecedora. Me sirve muchísimo porque siempre me gustó el hecho de emprender, así que lo estoy aprovechando al máximo”.

“El proyecto tiene que ver con la primera etapa del reciclado. La idea es crear un triple impacto que consta de cuidar el medio ambiente, que la gente aprenda a no tirar plásticos en calles o ríos. Las familias acercan una botella al centro comunitario y lo que se junta, sirve para comprar comida que ellos después se llevan. Queremos darle dignidad a la gente”, sostuvo.

La fundadora de ´Los Bajitos´ agregó: “La ayuda de los chicos es muy buena porque estamos encaminados, aunque todavía falta. El proyecto consiste en juntar plástico, papel y cartón. Los alumnos nos ayudan a sacar los costos para saber cuánto material necesitamos para hacer una merienda, por ejemplo. Además, todo esto sirve para concientizar a la gente a que cuide el medio ambiente”.

Por último, Fernando López, ayudante de la cátedra, manifestó: “De esta manera buscamos que los alumnos adquieran las habilidades prácticas para el desarrollo del camino emprendedor, como así también generar en ellos mismos un grado de compromiso social y lograr brindar una solución de calidad a las instituciones”.